Binary Domain: disparos en pandilla

2412225-binary_domain_wallpaper_by_casval_lem_daikun_d58oxx4Y ahora llega el turno, tras partirnos los cuernos con los puzles de Catherine, un poco de tiros y mamporros mil, de explosiones, frases rimbombantes y situaciones de acción pura y dura. Sí, vamos a por Binary Domain, una agradable e inesperada sorpresa que tiene su tiempo, pero es que el precio que tenía hasta ahora era prohibitivo.

Esta excentricidad, con pinta clara de un nuevo plagio de Gears of War en términos generales y del sistema de cobertura de Ghost Recon: Advanced Warfighter (no me cansaré de repetir que éste fue el primero) en particular, tenía mala pinta. La precipitada demo, con doblaje de nivel bajísimo y acción estúpida y sin sentido no ayudaba tampoco. Pero he aquí que no, que está, en términos barriobajunos, “muy guapo”, “muy chulo”. Y es así, y ahora os vamos a dar nuestros motivos (que no significa que no tenga sus errores).

El argumento es el siguiente: se ha encontrado a un humano que resulta que era un robot. Efectivamente: ni él mismo lo sabía. Esto hace que las Naciones Unidas, a requerimiento de Estados Unidos (NOTA: no te lo crees ni tú), envía a una Unidad Óxido, formada por gentes de distintos países para luchar contra robots a investigar a Japón, lugar en el que se sospecha que se está haciendo esto (que es ilegal, obvia decirlo). Este argumento mezcla de Blade Runner con un toque de “esto me suena y no sé de qué” nos parecía aquí que nos iba a importar una mierda, que básicamente iba a ser una excusa para pegar tiros. Y así es, no os creáis. Pero es la forma de relacionarse de los personajes ante los problemas lo que marca la originalidad del juego, sobre todo con chistes y enfrentamientos entre ambos. En todo momento, ante preguntas de nuestros compañeros podremos, pulsando una tecla, elegir distintas repuestas que pueden gustar o molestar a nuestros dos compañeros. Impagable el momento en que un compañero te pregunta por el culo de una compañera y tú le puedes decir que sí, que te parece genial. Ni qué decir que ella se cabrea (LB en 360 y elección típica: Sí, No, etc.).

Jugablemente esto va a tener mucha importancia, puesto que antes de cada misión se puede elegir quién quieres que te acompañe. Y si ese compañero está cabreado contigo no te cubrirá o no tomará riesgos. Esto, el dar órdenes y poder montar equipo supuestamente dan un gran componente táctico, pero la realidad es bien distinta, al menos en dificultad normal: no sirve para una reverenda M. Y es que la IA… bueno, la IA es una segunda parte de aquella entrada que hicimos hace la friolera de casi tres años titulada Inteligencia Asquerosa. Atascos, disparos a la pared, cruces en el tiroteo, órdenes ignoradas y un largo etcétera de errores. Además, para terminar de rematar la faena, se les puede dar órdenes con la voz (órdenes que son Atacad, Cubridme, y otra serie de tópicos), cosa que en principio tendría que ser un puntazo, pero que al final, sólo sirve para dar confusión (cualquier mínimo ruido hace que tu voz no sea detectada por el micrófono). Se puede sustituir por órdenes como siempre, a través de LB o R1, pero tampoco es que sirva para mucho (lo de antes, vamos, Cubridme, Atacad y poco más). El control es el mismo que Gears of War como hemos dicho, aunque aporta una especie de máquinas expendedoras para mejorar tus armas, las de tus amigos, e incluso el personaje (una retícula de X cuadrados se puede ir rellenando con distintas mejoras que ocupan dichos cuadrados, en plan inventario de Resident Evil). Tiene modo online muy típico y tópico, de relleno, por cierto, y un modo cooperativo inexistente que canta a estas alturas. En fin.

Técnicamente tiene varias de cal y de arena. Los exteriores, con un gran diseño arquitectónico, así como el modelado de amigos y enemigos (y sus rostros), poseen gran nivel. Se ve todo robusto, pulido. Sin embargo, la de arena es la repetición de dichos enemigos (más allá de los espectaculares jefes finales), así como unos interiores desangelados. Contraste, pues, es la palabra. Lo mismo se puede decir del sonido. Por un lado, doblado y traducido al español; por otro, un horror en la elección e interpretación de muchas de las voces, con unas entonaciones dignas de Michelle Jenner en Heavy Rain (espacio para la pota aquí). Destacan la de los personajes japoneses, con un trabajo más creíble. No obstante se agradece, lo que hace indicar que esperaban en ventas mucho más de lo que ha cosechado. El estudio creador de Yakuza, que es el que crea este juego, trabaja pues como siempre: destaca el diseño, la historia y los personajes principales y adolece de determinados fallos como algunos interiores irregulares y secundarios no menos irregulares.

En definitiva un juego muy variado (motos de agua, trenes, infiltración mínima, grandes bosses), que no obstante da sensación de repetición, pero muy bien acabado, con un gran guión (que no historia) y momentos muy divertidos. Creemos, sinceramente, que es un shooter que se sale de lo normal por su, digamos, componente social. ¿Al precio que está ahora de 20€ lo recomendamos? Sin duda.

Anuncios

2 Responses to “Binary Domain: disparos en pandilla”


  1. 1 facebook games cheats julio 12, 2013 en 11:14 am

    Excellent, what a web site it is! This weblog gives useful facts to us, keep it up.


  1. 1 ¿Qué pasaría si SEGA… | Frikadasmil Blog Trackback en junio 9, 2014 en 4:23 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: