Una de “alumnos”: Dayak y Hokusai

alumnosPues volvemos a hablar de cómics, esta vez de dos recién comprados y a los que les teníamos ganas: uno europeo de estilo BD dibujado y guionizado por Adamov, y otro un manga guionizado y dibujado por Ishinomori. Dos estilos muy distintos, con dos temas y enfoques desiguales, pero de resultado excelente y con un algo en común: ambos son alumnos, aunque sólo sea espiritual, de dos grandes: el gran Moebius y el no menos genial Osamu Tezuka.

Hablamos, pues, de dos cómics de planteamiento distinto. Por no tener, no tienen en común ni la edición, pues mientras uno es una edición de lujo, de gran formato, con tapa dura y excelente papel y color, el otro, el manga, es en blanco y negro, de pequeño formato y con tapa blanda con sobrecubierta.  Uno, de 30€ de precio; el otro, la mitad, 15€. Pero comparten una cosa: son buenos, sí señor, pero sobre todo que al verlos, uno tiene la sensación de familiaridad. Es porque ambos son alumnos de otros dos grandes artistas, que como hemos dicho en la introducción son el francés Moebius y el japonés Osamu Tezuka.

Vamos a hablar más en profundidad de todo esto:

DAYAK de Adamov

Este cómic BD (NOTA: BD es el cómic realizado en Francia, Bélgica y Suiza, uno de los pilares junto con el manga japonés y el cómic americano del cómic mundial), está realizado en gran formato, un tamaño superior al DINA4, en una edición que, como hemos citado, es de lujo. La calidad del papel y del color tampoco harían nada si no fuera porque el dibujo de Adamov acompaña: desde enormes perspectivas a planos de cuerpo entero, desde ingenios mecánicos realmente brutales, a colores y ciudades de fantasía. De verdad, os lo decimos sin error: de lo mejor que puede encontrarse en este sentido. El dibujo recuerda completamente a Moebius, del que Adamov quedó prendado tras su llegada a París de su Inglaterra natal. Los detalles, los rostros, la forma de colorear y de presentar los ingenios-mecánicos-biológicos es inspiración pura del desaparecido Moebius.

¿Y de qué va, a todo esto? Dayak cuenta la historia de, valga la redundancia, Dayak, un hermano gemelo del malo de la historia, Simon. Éste último  pretende, con la ayuda de una máquina, sacar los recursos de las zonas circundantes, en pleno África. Porque es que suceda en África, más que la historia en sí (llena de amigos, heroicidades, amistades y frases épicas al estilo Los Náufragos del Tiempo de Paul Gillon, aquí comentado), lo que destaca. Una historia de ciencia ficción sobre un futuro lejano, devastado entre grandes desiertos, pero que sucede ahí, en donde nadie suele ambientarla, en el continente negro. Esto hace que los diseños sean exquisitos, desde grandes edificios con forma de máscaras rituales, a ropajes y gorros imposibles. Una genialidad no vista antes, pues antes siempre hemos visto, para las historias de ficción, la mezcla de cultura americana y China (Blade Runner, por ejemplo), pero no solemos verlo con otras culturas (entre otras cosas, porque choca con la nuestra, claro).

Genial de dibujo, genial de historia (aunque por momentos enrevesada), con un final apoteósico y secundarios inolvidables, y un colorido de aúpa, mágico casi, de esos álbumes buenos que sólo en Europa y en la zona BD se pueden hacer. Sí, reivindico de paso el cómic europeo, tan grande y bueno como el americano y el japonés, y tan mítico como el que más.

HOKUSAI de Ishinomori

Hokusai cuenta la historia de… Hokusai. Katsushika Hokusai es un artista japonés de mediados del XVIII y del XIX, que cultivó multitud de técnicas (acuarela, xilografía, grabado…), y que destaca por sus estampas que influyeron en los impresionistas franceses (Monet o Van Gogh hicieron temas idénticos, recordemos su Puente o la magnífica La gran ola de Kanagawa) e incluso en las Vanguardias del siglo XX (El sueño de la esposa del pescador, Surrealismo puro), pero también por ser uno de los grandes del erotismo y creador del Hokusai Manga, una serie de dibujos que cuentan historias de forma humorística. No es el creador del Manga, pero sí de uno de los que postulan su inicio.

La historia, que empieza con Hokusai en su lecho de muerte, va dando saltos en el tiempo, no en orden cronológico, sino según se va recordando. Todo salpicado de su mal genio y libido subida, que el tipo tenía un rato. La edición son 600 páginas con el final a color que explica un poco la vida del genio, aunque por lo demás poco se puede pedir por 15€ (ya es una machada que alguien se atreva a traer estas cosas aquí). Su dibujo, sin duda lo más llamativo, recuerda poderosísimamente a Tezuka, aunque con un algo menos de humor y desfiguración (aparte de controlar peor los claro oscuros y la composición, y es que Tezuka es mucho Tezuka). Tezuka  es su mentor, que lo descubrió buscando nuevos talentos. Mítica es ya la anécdota en la que a Ishinomori le dijeron que era el rey del manga, a lo que Tezuka le preguntó que entonces él qué era. Ishinomori le dijo: el dios. También es conocido por las ilustraciones para The Legend of Zelda: a Link to the past de SNES y por ser el creador de Kamen Raider, inspiración o parte anterior del manga y anime posterior del reciente Skull-Man.

En definitiva, la relación calidad-precio (sobre todo la relación cantidad-precio) es inmejorable, muy cuidado, yo diría que incluso mejor que otras editoriales con otras series de éxito (y no miro a ningún Planeta en particular).

Que nadie se lleve a error: hablamos de alumnos pero son dos maestros. Dos maestros absolutos de su arte (Ishinomori ha quedado más en el ámbito de Japón para el gran público y Adamov más a nivel mundial). Dos grandes obras, especialmente Dayak, que vuelven a demostrar, una vez más, la grandeza del cómic, del tebeo, del manga, de la historieta o como puñetas lo llamemos. Cuenta con genios, historia, obras maestras, personajes míticos, guionistas destacados, teóricos, fuentes de estudio, pasado, presente y futuro. Sí, un arte en toda regla.

Dayak es un cómic BD a color con guión y dibujo de Philippe Adamov, nacido en Londres en 1956. Hokusai es un manga en blanco y negro con guión y dibujo de Shotaro Ishinomori, nacido en Tome, prefectura de Miyagi, Japón, en 1938 y fallecido en 1998. Ambos han sido publicados por EDT, antigua Glénat.

dayak2plan_5348hokusai_paginas_1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: