Resident Evil 6: posesiones around the world

Bueno, pues aquí estamos again. Vamos a hablar sobre el reciente y flamante Resident Evil 6, el nuevo juego de la mítica franquicia de CAPCOM que ha venido rodeado de varias cosas: hype, satisfacción y cabreo.  Por separado, pero sobre todo, a la vez.

No vamos a hacer aquí un repaso de los cambios acaecidos en la saga para la general no satisfacción de los fans, pero sí diremos que del Resident Evil 3 al 4 hubo un salto, del 4 al 5 otro y del 5 al 6 más de lo mismo. Hemos de decir, repetimos, que todo esto no ha gustado a los fans, pero intentaremos analizar lo que es el juego, no una saga. Nos viene a la mente lo mismo que con Final Fantasy XII con respecto al X: la gente lo puteó siendo un juegazo por el mero hecho de que nada tiene que ver con la saga (nos referimos a las mecánicas jugables, por supuesto).

Argumentalmente hablando el juego es confuso para quien no haya jugado a la saga. Es decir, otros juegos intentan ser más neutrales en este aspecto (como Resident Evil: Revelations de 3DS) pero aquí muchas cosas se escapan. Eso unido a un sistema de narración cuanto menos disperso, hace que enterarse de la historia sea un poema, al menos al principio. Cuando jugamos el prólogo pensamos: «bien, empezamos por un hecho destacado, y después salta hacia atrás en el tiempo y nos lo explica». Pues no. Jugamos a la campaña de León por el mero hecho de ser el protagonista del prólogo y nos encontramos con que no sabemos por qué cojones la ciudad está infestada, por qué estamos en una Universidad y por qué hacemos, en definitiva, todo lo que hacemos. Esto, insistimos, es un fallo grave a la hora de narrar algo medianamente con sentido, y no algo made in Michael Bay.

Por el contrario, las distintas campañas disponibles con cuatro protagonistas distintos (que a su vez van en parejas) hace que no sea pesado de jugar. Podremos jugar a las fases de León, en plan más clásico, no jugar el capítulo 2 y saltar a las misiones más de acción de Chris, etc. El juego cuenta una infección global del virus que zombifica, así que por eso están todos a la vez. Lo cierto es que, repetimos, los hechos no están bien enlazados.

La quinta entrega era, prácticamente, igual que la cuarta nada más que con más acción, mayor protagonismo de las parejas que nos acompañaban y otra localización. Bueno, eso y un sol de justicia y ni un puto susto (vaaaaa, y el multiplayer). Al contrario que el citado Resident Evil 4, la esencia survival, aunque sólo fuera la esencia, no aparecía ni por casualidad. Ni cambiaban las animaciones. En ese aspecto se agradece que ahora los personajes principales vayan de otra forma a la hora de andar o disparar. En esta sexta parte se muestran grandísimos en pantalla y la famosa cámara al hombro ya no tiene tanta protagonismo. Y también se agradece que, al menos en las fases de León (y quizá Ada Wong) la esencia survival de los Resident (sobre todo de su cuarta imitada parte) se recupere.

Y es que esta dicha ambientación y los gráficos no tienen pega. Bueno, mentimos, sí hay pegas (linealidad por las limitaciones del motor, tamaño que a veces impide ver bien, ciertas texturas) pero, en general, notamos desde el primer momento que estamos ante una imponente superproducción. Creemos que este juego, por su particular sentido artístico (ciudad en llamas, escenas nocturnas, zombis por doquier) está más en la línea de la trilogía PSX que la cuarta y la quinta parte. Ojo, no decimos que sea mejor o peor que las dos citadas entregas cuarta y quinta. No, no van por ahí los tiros. Nos referimos a su visión, a su intento de volver a situar la saga aquí y ahora (no en supuestos pueblos perdidos de España o del continente africano). Es el motor de CAPCOM en la máxima expresión: enorme personaje principal increíblemente bien acabado, escenarios detallados, explosiones al más puro estilo Lost Planet, enemigos finales bestiales, etc. Hay un exquisito gusto por el detalle que se aprecia ya desde el primer momento en los primeros capítulos de León, Chris (en Hong-Kong) y Jake.

León se basará mucho más en el disparo, los golpes y la exploración. Por el contrario, Chris será mucho más especialista en armas y el combate de todo tipo, apoyado por su grupo (a veces) y su compañero tan bestiajo como él. Por último, Jake, que sin olvidar el manejo de armas, basa su dureza sobre todo en el cuerpo a cuerpo y su chulería innata. Sus compañeros son más bien una comparsa de los verdaderos protagonistas, pues siempre tienen un papel lejos de los tres protagonistas (aunque narrativamente sean importantes, no nos engañemos: el gran público desea jugar con los tres nombrados anteriormente por regla general). La cámara, a todo esto, nos dará malas pasadas, aunque se agradece el que podamos disparar mientras nos movemos. Joder, que en su primera parte cuando la Playstation 1 tenía su encanto, pero ahora ya era hora.

 Las campañas son pasilleras y limitadas, con momentos tipo Call of Duty que ha dado repelús a los seguidores acérrimos de la saga. No están mal. No os equivoquéis: a nosotros no nos gustan los scripts, preferimos los juegos como toda la vida, libres y sin gilipolleces. Mejor una buena IA que una mierda prehecha. Pero, repetimos: no están mal. Es el signo inevitable de estos tiempos.

Jugablemente también presenta diferencias y similitudes con los Resident de los que bebe (el 4 y el 5). Las similitudes son la recolección de hierbas y la mezcla de las mismas para crear cosas nuevas, así como puntos de habilidad que se pueden intercambiar por cosas. Las diferencias son que el inventario ese típico que sólo podía llevar ciertas cosas (con forma de retícula) ya no existe, así como la citada mezcla de hierbas se puede hacer automáticamente. Ahora ya no se compran cosas a un vendedor, sino que hay (fuera de la campaña, antes de jugar) un menú en el que se pueden intercambiar los puntos conseguidos por habilidades, como disparar mejor, tener más defensa, etc. Y ya no vamos a meternos con eso de que antes de jugar puedas elegir no sólo dificultad fácil, cosa normal en todos los juegos, sino que puedas elegir balas infinitas… En fin, no comment.

Otro punto criticado ha sido eso de que te sobran balas por un tubo. No estamos de acuerdo. Las balas son las mismas que había en el Resident Evil 4 y en el 5, ni más ni menos. Así que a otra cosa mariposa.

Estas campañas divididas en capítulos, por cierto, pueden ser jugadas siendo el personaje principal o el compañero, y todas pueden ser jugadas en cooperativo online y offline. Eso, junto con la duración de todos los capítulos (unas 25 horas), le da al juego una vida tremenda.

Hablando de online. Posee dos modos: el Modo Cazador de agentes y el Modo Mercenario. El Modo Mercenario ya es conocido por los seguidores de la franquicia: acabar solos o acompañados con todos los monstruos que nos salgan, consiguiendo puntuaciones y premios. El Modo Cazador de agentes, por su parte, es nuevo y permite que nos transformemos en uno de los monstruos del juego e invadir la partida de otro jugador y crujirle vivo. No me digáis que esto no dará momentos de gloria y momentos LOL en Youtube. Sí, por si lo estáis pensando: es parecido al modo que ofrecía Left4Dead.

El sonido incluye una sorpresa: viene doblado al español. Sí, amigos que seguís a CAPCOM, vienen en español las voces. Es verdad que al principio chirrían un poco, pero rápidamente nos acostumbramos (todo lo que uno se puede acostumbrar a escuchar a León con la voz del doblador de Fox Mulder de Expediente X o del doctor Shepard de Perdidos). Pero si no te gustan, siempre puedes poner otra voz de las que incluye el juego (en 360 en un cutre segundo DVD exclusivamente para instalar voces… en fin). Por lo demás, lo típico: disparos, explosiones, etc. Eso sí, cada superficie tiene su sonido, cada uno su voz, y varias parafernalias más que vuelven a demostrar la superproducción que es.

El juego viene presentado en España en triple edición. Una, la normal, con el logotipo en forma artística (la portada tipo en Europa desde la cuarta entrega), una coleccionista con diferentes y tópicos extras y la, posiblemente, más espectacular, la Anthology. Si te comprar el juego en Xbox 360 vendrán todas las entregas que han salido hasta ahora para la de Microsoft: el 5 en Gold Edition, el Code Verónica, la película… Si por el contrario eliges la Anthology de Ps3 tendrás todos los Resident en sus mejores ediciones (el RE Director´s Cut, por ejemplo). Eso sí, el precio de esta última edición tanto para Ps3 como para Xbox 360 es de aúpa: más de 100 euracos.

En definitiva: ni tanto ni tan calvo. No es el juegazo brutal y definitivo que nos prometía CAPCOM, pero tampoco es la basura que algunas revistas extranjeras han proclamado. Porque si es por no ser un survival puro ya tendrían que haberle bajado la nota desde la cuarta parte, mitificada en ese sentido por muchos. ¿O es que en Resident Evil 4 no había QTEs, trolls y otra serie de novedades que nunca habían existido en un Resident? ¿Es que acaso el Resident Evil 5 no tenía acción por un tubo? Un juego largo (con tres campañas que duran un cojón, más la de Ada Wong que se desbloquea después que dura otro tanto), cooperativo, con modos online y rejugable (siendo posible jugarlo con los personajes secundarios y no con los protagonistas). Una superproducción muy cuidada que dará, como otros juegos que seguro a todos nos vienen a la memoria, ríos de tinta durante años.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: