El viaje silencioso

Hoy os hablamos de un juego realmente espectacular: Journey. Ojo, no digo por gráficos, por jugabilidad o por videos en Alta Definición sino porque, utilizando recursos de toda la vida de los videojuegos, nos propone un cuento al más puro estilo cinematográfico.

Porque es importante esto que hemos dicho: utilizando recursos de videojuegos. A diferencia de Heavy Rain (contra el que no tengo nada, que quede claro), que proponía demasiado cine y poco juego o de L. A. Noire (aventura gráfica simulando acción), este juego es un juego de puzles, de plataformas, pero narrado con sensibilidad cinematográfica, como un todo. Y no me refiero a la saga Metal Gear Solid, de gran duración, me refiero a que todo cabe en un par de horas como en el cine.

Es este juego un juego que se ha hecho famoso gracias al boca a boca y a unas críticas en las que rozaba los 10 cuando no directamente los recibía. Un juego situado permanentemente en el top 3 de ventas de Playstation 3, con más de 5,5 millones de dólares en ventas y siendo el más rápidamente vendido en la historia del sistema de descargas Playstation Network. Un éxito pues sin paliativos.

No hay voces ni nada por el estilo, amén de un apartado gráfico especial. Es como si el creador hubiese pensado en una mezcla entre el estilo cartoon estático-colorístico de Samurai Jack, de lo aprendido por Flower  (sí, estos son los creadores del mega gay juego… es broma), incluso podemos decir que sigue la estela del juego El-Shaddai. Aunque las imágenes tópicas suelen ser de tonos anaranjados/dorados, la paleta del juego es más amplia, incluyendo tonos rosados, azules, verdes, blancos… Pero sin quitar espacio visual al rojo tono del protagonista. No vamos a decir nada para no destripar pero hay muchas más localizaciones que la arena del desierto.

Y es que Journey está dentro de ese grupo de juegos que en esta web titulamos como de mundos raros, tipo Wonderboy, Journeyman Project, Demon´s Souls, etc. No nos extendemos en explicaciones porque son una clase de juegos que ya comentaremos en otro post, aprovechando que hemos comprado este juego.

Desde el punto de vista del guión, poco hay que decir. Nuestro protagonista empieza en medio del desierto y sólo vemos una montaña de la que sale una luz allá al fondo. Así, sin que nadie nos diga nada (en el más puro estilo del citado Demon´s Souls) iremos descubriendo la mecánica, que es realmente simple si vamos a saco (ir recto), aunque tendremos que pensar un poco si queremos sacar los secretos (joyas, reliquias, etc.,). Nuestro protagonista protagoniza, valga la redundancia, un viaje iniciático. Es por ello que no habla nuestro idioma y los videos explicativos carecen también de los mismos. Es como si fuera una especie de viaje universal, sin idiomas ni razas (el protagonista es un ser antropomorfo).

Aunque parezca lo contrario por los videos y el estilo gráfico utilizado, la ambientación y los gráficos están muy conseguidos. Incluso nos atrevemos a decir que son muy buenos, con momentos de texturización de la arena y efectos climáticos sobresalientes. Ver el viento moviendo la bufanda de nuestro protagonista, las escenas a contraluz o ver la arena y la nieve deformarse y caer es un espectáculo digno del gran Uncharted, en serio. ¡Ah, se nos olvidaba! Y con una genial luz ambiental y sin apenas dientes de sierra (ved la imagen que ilustra esta entrada, que es in game y luce genial). Todo está muy definido y perfectamente engrasado. Que sí, que no será Crysis, pero desde luego prefiero un millón de veces esto a los motores Unreal Engines en ciertos juegos que dan asquito verlos.

El sonido es un mundo aparte, principalmente la música. Es música dinámica, por lo que va cambiando según vayamos haciendo cosas, acercándonos a un objetivo, etc. Es realmente muy buena e imprescindible, ya que otros sonidos carecen del protagonismo de este apartado. Lanzarse a volar y en ese momento recibir una explosión de música, derrapar y que la música vaya in crescendo hasta un éxtasis, etc., es algo realmente memorable. Muchos lo han tachado de un antes y un después en el mundo de las músicas dinámicas pues aunque no sea el primero en usarlas sí que quizá sea de las más perfectas implementaciones que recordamos.

Jugablemente es tan difícil de explicar como el argumento. Con X vamos dando saltos que, con el paso del tiempo y el crecer de nuestra bufanda mágica, iremos ampliando en el tiempo hasta poder casi volar. Para recargar dicho poder son necesarios fragmentos de bufandas que están por ahí repartidos. Y para hacer crecer dicha bufanda harán falta fragmentos que a veces están en nuestro camino y otras veces ocultos. Para hacer uso de poderes especiales, utilizamos O, y nuestro personaje emite como una nota musical que revitaliza todos los elementos mágicos (alfombras, algas, mantas extrañas, seres voladores, etc.). Con la palanca izquierda lo manejamos y con la derecha giramos la cámara (se puede usar el Sixaxis para ello, perfectamente sensible). Y poco más, con esto está todo dicho. ¿Confuso? Jugadlo y veréis que es natural como la vida misma (me viene a la mente que si ponemos aquí también los controles de un shooter alguien se puede llevar las manos a la cabeza por el caos, pero después al jugarlo es bastante natural saltar, recargar, apuntar, disparar, etc. Pues esto lo mismo).

Este juego, y así os lo recomendamos, debe jugarse en silencio y, desde ese momento, la música es una protagonista más. Incluso nos atrevemos a decir que hay que hacerlo del tirón, como los juegos antiguos, pues sus dos horas, variadas y nada pesadas, están pensadas para ello. Incluso hay quien recomienda hacerlo conectado a la red, pues ésa es una de las más gratas aportaciones de Journey: otro online es posible. Al igual que Demon´s Souls significó que podía hacerse algo distinto de forma online sin perderse la esencia del juego, así Journey muestra el cómo podemos estar haciendo un viaje iniciático de carácter personal y al fondo ver un personajillo que nos saluda y no romper la magia. Podremos ayudarnos, sentarnos uno enfrente de otro a meditar, etc. Pero no podremos hablar: sólo podremos hacer gestos. Tampoco usar voz ni saber quién es ese jugador. Así, como decimos, se guardan las esencias dándole el imprescindible componente online de nuestro tiempo. Que aprendan otros juegos que son para jugar solos en los que de repente hay un asqueroso online consistente en matarnos unos con otros en una gilipollez sin sentido (eso está bien para un shooter, no para todos los juegos, ¡coño! Me viene a la mente Bioshock 2). No obstante, recomendamos jugar al juego no conectado, sino solitariamente. Ya habrá tiempo más adelante para hacer… como lo llamaría… “amiguitos”.

En definitiva, recomendadísimo. Sí, puede ser caro (12,99€) y corto (2 horas de duración), pero que compensa por lo genial de su planteamiento. Aunque no te gusten esos géneros especialmente, tener una Playstation 3 y no jugar a los exclusivos Metal Gear Solid 4, Little Big Planet, los Uncharted o Demon´s Souls es pecado. Pues este juego, que también es exclusivo, es también pecado no jugarlo. Y más cuando es ya, sin dudas, uno de los juegos top de esta generación.

 ¿Nos notáis un poco pelotas con el juego? Lo sentimos, pero es que es un juego que nos ha hecho recordar y recuperar experiencias antiguas y ya perdidas en el principio de nuestros tiempos videojueguiles. Y recuperar eso, querido lector, no tiene precio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: