Vengo del Future

Hoy toca hablar de una de las sagas de mayor solera en su enésima versión: Ghost Recon Future Soldier que, tras los magníficos Advanced Warfighter y Advanced Warfighter 2, llegan por tercera vez a nuestra consola “niu genereichon”.

Para nosotros, los anteriormente nombrados Ghost Recon son dos de los mejores de la generación, sobre todo su increíble primera parte: gráficos, tácticas, seriedad… Era como decir “esto es lo que os espera en esta generación”. Eso unido a los Dead Rising, Prey, Gears of War… Es cierto que después no ha sido tan rompedora la generación, pero ese juego (el primero que jugamos junto con Dead or Alive 4 en Xbox 360 y de toda las nuevas consolas en general, allá por marzo de 2006), nos marcó y gustó  para siempre. De hecho, la saga Raimbow Six también nos encantó y disfrutamos mucho, porque ya éramos fans de los juegos tipo comando (el año pasado por estas fechas hablamos aquí de SOCOM 4).

¿Por qué todo este rollo? Para que quede claro que no hemos cogido este juego como si fuera un cualquiera, sino como algo que esperábamos con ansia. Cada uno tiene sus gustos y para nosotros este es un gran lanzamiento. Sí, ya sé que es más típico en EEUU y que el éxito en otros mercados es más irregular, pero por algo sale fuera de sus fronteras, ¿no?

El argumento de este Ghost Recon Future Soldier es, como se ha puesto de moda “gracias” a los Call of Duty, un compendio de tópicos, bombas nucleares robadas que lanzan los rusos (pero que en verdad no son ellos, sino terroristas), conspiraciones en mitad de Oriente Medio, fases de nieve (imprescindibles por lo visto ahora en todo juego bélico) y un revoltijo de guión nada claro y confuso (incluyendo videos de cámara digital y “munchas” explosiones). Los anteriores Ghost Recon, por lo menos para quien esto escribe, eran mejores en este sentido, con aquel guión basado en un golpe de estado en México y la intervención del gobierno norteamericano contra los narcos que lo dieron.

Y es que con las diferencias de guión también entran las diferencias de ambientación. Los gráficos no están nada mal, intercambiando bodrios puros con detalles sorprendentes, y unos gráficos, en general, muy definidos, sólidos, que demuestran siempre las altas producciones de Ubisoft, la creadora del juego. Sin embargo, es menos el impacto que supuso la primera parte, con aquellos kioscos puestos en las calles y la sensación de no ir en una mini fase por un pasillo, sino estar de verdad en mitad de las calles de la capital de México (los videos de transición en este Future Soldier son muy reguleros). Eso sí, tanto una parte como otra tienen un sonido que ambienta de forma espectacular: los gritos, los sonidos de balas en la lejanía, la lluvia, los perros ladrando, tus compañeros… Ninguna pega aquí. En ese aspecto, las sensaciones son las mismas que Splinter Cell Conviction, las mismas de tocar muchas cosas sin profundizar en nada y de hallarnos algo encorsetado.

Jugablemente los cambios son también notables. Ahora manejamos, sobre todo, un montón de gadgets para aburrir: para volar sobre los enemigos, manejando un tanque móvil (extrañamente invulnerable y extrañamente con misiles y balas eternas), visores nocturnos, balas que atraviesan paredes, hacernos invisibles con camuflaje termo óptico (Ghost in the Shell ¡oh, yeah!), etc. Lo más destacado sin duda desde el punto de vista táctico es el dron: con él podemos marcar objetivos para saber el número de enemigos y poder después, con la orden pertinente, encargarnos de ellos (pues nuestros compañeros son como Rambo en sus mejores días, unas máquinas de matar infalibles). Todo esto, incluida la personalización casi infinita de armas, da un gran componente táctico al juego. Pero pese a todo es fácil. Es decir, en modo normal moriréis una vez y eso si tenéis un mal día. Una vez más preferimos mil veces el sistema del Ghot Recon Advanced Warfighter, verdadero referente de esta generación: fue el juego que hizo que los personajes se escondieran tras los objetos con sistema de cobertura, que saltaran con una tecla y buscaran refugio, que se asomaran y también los primeros en dar órdenes: alrededor, avanzar, cobertura, agresivos, defensivos… Una gozada que aquí no tiene continuación. Aquello sí era un reto, el ir por las calles buscando cobertura, los tejados, etc. ¿Casualizado? Si esa es la palabra que resume esto, sí, está casualizado.

En definitiva: para los amantes de Ghost Recon supone un ligero descontento sin llegar a enfriar ánimos, por lo que se deja jugar perfectamente sin llegar a decepcionar; a los que os gusta la acción y no la saga dadle una oportunidad porque es ya como un Gears of War y os podrá enganchar; y a los enemigos de la acción más o menos táctica ni os acerquéis. Nosotros sí lo recomendamos (pero no a cualquier precio).

Si tenemos ganas, ya os comentaremos sus modos de juego online y cooperativo próximamente, que tiene muchos, lo cual le añade valor.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: