Otra ronda de Rol

En este blog parece que si no jugamos a un juego de Rol, nos falta algo. Por ello, y para no perder la costumbre, aquí comentamos nuestras impresiones sobre otro de los grandes lanzamientos de Rol del año, lanzado hace unos meses y que ahora, por fin, hemos podido catar: Kingdom of Amalur Reckoning.

Este juego, al igual que el recientemente comentado aquí Dragon´s Dogma, venía rodeado de una gran expectación. Primero, por los responsables del juego, ni más ni menos que Ken Rolston (implicado en la saga Elder´s Scroll), Todd McFarlane (diseñador de Spawn) y R. A. Salvatore (famoso escritor de los Reinos Olvidados); y segundo, por el productor, EA, un gigante en esto de poner pasta. Sin embargo, y al igual que el citado Dragon´s Dogma, la recepción ha sido contradictoria: desde fans a quienes opinan que es un truño, pasando por gente al que el juego les deja más frío que un retrato de Karmele. Y es algo que ya ocurrió también con otro grupo reunido por EA en el irregular The Shadow of the Damned y que ya comentamos.

 No obstante, analicemos el por qué de tal disparidad de opiniones.

Argumento

Hay una guerra entre los mortales y los inmortales y nosotros estamos en medio, es decir, alguien que carece de destino y que puede desequilibrar la guerra. Tampoco vamos a decir más, pero se van descubriendo enemigos, personajes secundarios, etc.  Lo de siempre, vamos.

 El juego comienza de forma realmente original: nuestro cadáver siendo arrastrado por dos enanos y preguntándose entre ellos quiénes somos. Es ahí cuando se preguntan por nuestro nombre (y lo escribimos), de qué raza (debemos elegirla), qué sexo (debemos escogerlo), etc., etc., haciendo las características roleras de manera original (Fallout 3 marcó el camino)… cuando de pronto resucitamos. Después, eso sí, ya todo se vuelve más tópico: facciones tipo Skyrim (aunque aquí puedes hacer trabajos para todas las facciones, son compatibles entre sí), el típico malo, los personajes secundarios que nos envían de un lado a otro y demás. Precisamente las facciones y sus misiones, las de tablón o las de NPC´s, son realmente múltiples, variadas y dan una extensión al juego inesperada.

En este punto, el de la duración, no hay nada que decir. Largo y variado.

Jugabilidad

La forma de jugar es en plan action-rpg, es decir, luchamos en tiempo real. Pulsando el gatillo superior izquierdo desplegamos la pantalla de elección de pociones, pulsando el gatillo inferior derecho desplegamos una rueda con magia. Con X o cuadrado atacamos, con B o círculo giramos, etc. También disponemos de una barra de vida, una barra de magia y una polémica barra llamada Sino. Decimos polémica porque entramos en un modo en el que somos muy poderosos y, en plan God of War, hacemos combos para ganar más experiencia. La polémica es porque estamos pulsando botones en este modo (algo que en nuestra opinión no pega en un juego de Rol) y porque, siendo listos, siempre guardaremos este Sino para los jefes finales, los cuáles nos comerán la polla en casi el 90% del juego. Aunque bien pensado, en este juego te comen la polla el 90% de los monstruos. Es el gran error del juego: una inesperada facilidad a pesar de jugar en la dificultad más alta (en máxima se puede pasar sin problemas si estás despierto), dinero a raudales para gastar y una IA de los enemigos que roza lo estúpido. No obstante, compensa con todas la horas que hay que echar para encontrar los objetos necesarios para hacerte, en plan Skyrim, armas, armaduras, gemas para mejorar el armamento, pociones y un largo etcétera de cosas.  Esto, unido a lo citado arriba de las facciones y misiones secundarias, demuestra a las claras lo largo que puede llegar a ser.

Sólo un pero, junto a la citada dificultad, y es que a veces los mandos no responden a toda la velocidad y precisión exigidas. Esto puede hacer que se compliquen las cosas con aglomeraciones, pero con magia (la gran baza para ganar) y con el arco (subiéndolo y teniendo uno en condiciones), se soluciona.

¡Ah, se nos olvidaba! El inventario sí tiene un límite, pero al correr no nos cansamos y nuestro equipo ni pesa ni nos penaliza ni “ná de ná”. Bueno, no es grave, pero dicho queda.

Gráficos y sonido

Nuestra primera impresión cuando jugamos a la demo fue que estábamos ante un juego con gráficos a lo World of Warcraft. Nosotros sólo hemos jugado al World of Warcraft por una invitación y apenas un par de horas, pero queremos decir por tanto que es colorido, sin una gran carga gráfica ni de texturas. Por tanto debiera de ir rápido, y rápido va, si bien es cierto que sufre de alguna que otra ralentización y bajada de frames incomprensible (que incluso nos obligó a reiniciar la consola).  Otra cagadita que también canta bastante es que el escudo, cuando se guarda, desaparece, para cuando bloqueamos, aparecer de la nada. Una gamba gorda si lo comparamos con el genial Dark Souls y que no se ha solucionado en la versión final. Sin embargo, la mala impresión de la demo se soluciona en el juego, donde, en nuestra opinión, se sube la pobre impresión del principio.

Desde el punto de vista de los diseños, son todos tremendamente planos e iguales. No hay ningún monstruo ni nada que quede para el recuerdo. Los personajes secundarios y principales, pues, apenas destacan. Eso sí, los paisajes, sobre todos los que están más al Este del mapa, son bastantes espectaculares, con un mapeado grande de verdad. Se agradece que como Skyrim, y al contrario que en Dragon´s Dogma, podamos teletransportarnos al lugar una vez descubierto, no haciéndolo todo a pata (sí, ya sé hardcores, no está bien que lo diga). Es una decepción que estando los diseños en mano de Todd McFarlane, este apartado no destaque más en el aspecto artístico. Una pena.

El sonido tampoco es que esté acompañado de melodías de ensueño. No hay ninguna claramente para recordar (si bien al menos no tiene la tontería de la melodía rock de Dragon´s Dogma) y el sonido de efectos es normal y corriente. Tiene, eso sí, y como últimamente nos tienen acostumbrados desde USA, un buen doblaje. Es verdad que no llega a obras maestras en este aspecto como Yakuza o Fable pero, ¡qué cojones!, ¿qué juego llega a ese nivel?

Conclusión

Entonces… ¿lo recomendamos? Por 71,90€ que cuesta, rotundamente no. ¿Y por 30-40€? Entonces sí, puesto que pocos juegos dan tantas horas de entretenimiento como éste. Además, por qué no decirlo, es una experiencia satisfactoria. Y es que como el varias veces citado en esta entrada Dragon´s Dogma, parece que le falta un hervor, que en una hipotética segunda parte mejorarán ambos. Sin embargo, en honor a la verdad, en nuestra opinión, Dragon´s Dogma es mejor por ser más adulto, serio, oscuro, profundo y difícil. Le faltan variedad en las secundarias y no tiene facciones, de acuerdo, pero lo compensa con lo citado anteriormente dicho.

En definitiva un juego que deben jugar los amantes del género y que, al contrario que Skyrim (donde hasta los profanos se acercaban a él) es exclusivo para ellos.

Anuncios

3 Responses to “Otra ronda de Rol”


  1. 1 Raptor noviembre 28, 2012 en 5:18 pm

    Lo estoy jugando y lo encuentro entretenido, a favor tiene q encontras armas y armaduras hasta el cansancio y podes hacerlas a gusto de cada uno y misiones secundarias para no aburrirce, en contra q es muy facil y no te da demaciadas facilidades para orientar el pj, sos gerrero picaro o mago, algo intermedio es casi imposible de hacer


  1. 1 Frikadasmil Blog Trackback en octubre 20, 2013 en 10:54 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: