Soul Calibur V: palos con espadas

Bueno, pues después de estar abstraídos durante un huevo por “culpa” de The Witcher 2, regresamos ahora con un juego de hostias. Del pensar y el reflexionar (bueno, mentira), pasamos a ver qué coño nos cuentan los japoneses estos sobre una espada o no sé qué cojones.

Perdonad el exabrupto inicial, pero acabamos de deciros que estamos bajo el influjo, como aquel disco de Andalusí Jazz Band, de The Witcher 2, de ahí los tacos. Y a lo mejor por ese influjo, hay algo en los gráficos que no nos acaba de convencer, y ahora explicaremos el qué. Pero no nos adelantemos, vamos por el principio.

El juego tiene los típicos modos de todos los juegos de lucha (versus, online, arcade), aunque ha perdido todo extra como las crónicas o la Torre de Almas.  Pero como pasaba con Mortal Kombat 9 (lo decimos más que nada porque parece que se ha puesto de moda), trae un modo historia con videos, escenas de transición, etc., que intenta justificar la retahíla de hostias sin sentido de todo juego de tipo lucha. Cuenta la historia de Patroklos, hijo de Sophitia (aquella griega de la saga Soul Calibur), 17 años después del 4. Este tipo tiene que buscar a su hermana, secuestrada, y después se hace con la legendaria espada para luchar contra el mal y bla, bla, bla. No es ningún guión digno de oscar pero, en fin, es largo, tiene sus propios videos y escenas, dan experiencia, almas, desbloqueas cosas… Entretenido. No es, en nuestra opinión, del nivel del citado Mortal Kombat (éste nos sorprendió por su coherencia y variedad), aunque comparte con este que no se puede jugar con cualquier personaje, sino siempre con el personaje principal, en este caso Patroklos (aunque cambiamos de personaje en la historia).

Lo bueno que tiene Soul Calibur siempre desde el punto de vista jugable es que podemos crear y personalizar nuestro personaje de forma bastante destacable, sobre todo con intercambio de peinados, trajes, espadas, estilos de lucha, etc. Todo, por supuesto, se desbloquea luchando y subiendo de nivel. Otra cosa que siempre ha destacado de Soul Calibur es que se lucha no con magias o puños, sino con armas y escudos. Aunque claro, siempre se termina (terminamos) acorralando al rival y no permitiéndole levantarse (jijijiiji). Pero en serio: Soul Calibur siempre ha tenido su propia esencia. ¿Novedades? Pocas: un plantel de personajes distinto, mezcla de viejos conocidos y de nuevos, más velocidad y la inclusión de ataques especiales devastadores, cosa que puso de moda Street Fighter IV y que, quien esto escribe, no le gusta, pues siempre se acaba (al menos en el online) protegiéndose, cargando la barra y haciendo ataque especial, ahí, a lo loco.

¿Y a qué vino antes nombrar a The Witcher 2 por los gráficos? Pues veréis, del juego de los de CD Project que, y a pesar de sus errores gráficos, es de gran calidad y nivel de texturas, pasamos a este de Namco en el que las texturas brillan por su ausencia. Es verdad que con eso se consigue velocidad y nitidez (lo mismo que se hizo con God of War 3, por ejemplo), pero teniendo en cuenta lo cerrado de los escenarios, no sé, no acaban de llenarnos. No os confundáis, o más bien, no queremos confundiros: luce muy bien. Pero lucir bien no es lucir potente, y si podemos exigir más pues ¿por qué no hacerlo? La verdad es que no se notan pasos adelante ni cambios en el motor de Soul Calibur: los movimientos de pelo y ropa, las expresiones faciales o el agua y ciertos efectos, en la generación anterior (o en esta generación al principio) estaban bien, pero ya no sorprende. No está en el top desde luego.

La presentación, como siempre, perfecta y con regalos dependiendo de la edición. Tras el absurdo Yoda/Darth Vader viene ahora Ezio Auditore, protagonista de Assassin´s Creed. No me preguntéis por qué. La edición coleccionistas, que es la que aquí hemos conseguido por una reciente rebaja, es una maravilla: la banda sonora, el making of, ilustraciones, caja enorme que simula un libro, descargas para el live… Una maravilla, repetimos, teniendo en cuenta que a nosotros nos ha costado muy barato.

En definitiva, los fan de la saga o de los juegos de lucha lo disfrutarán de lo lindo, mientras que a los que el género no les atrae o nunca lo han probado no tienen alicientes suficiente para jugarlo (la estética anime o la historia puede que más de uno se lo piense). Eso sí, nosotros creemos que la saga Soul siempre hay que jugarla, por lo menos por ser icónica de los videojuegos. Entonces, ¿qué conclusiones se pueden sacar? Si lo consigues barato y te gusta la lucha, no te lo pienses, te dará horas de entretenimiento.

 

 

 

Anuncios

1 Response to “Soul Calibur V: palos con espadas”


  1. 1 dobres junio 6, 2012 en 10:23 am

    Muy buen juego ! bien trabajado.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: