Survival de la vieja escuela: Siren Blood Curse

En nuestro afán por jugar aquello que en su momento no pudimos por no tener la Playstation 3 en su lanzamiento, estaba pendiente este Siren: Blood Curse, juego de terror de la vieja escuela. Qué “zusto illo”.

Lo primero que hay que destacar de este juego es que estaba hecho para ser descargado por capítulos por la Playstation Store. De ahí que cada capítulo sea corto (de hecho el conjunto de los 12 capítulos no es muy allá en cuanto duración) y que cada capítulo tenga un pequeña introducción y un pequeño video final como si fuera un capítulo de una serie de televisión. Es algo así como lo que hacía Alan Wake y sobre todo el Alone in the Dark de esta generación. Parece ser una nueva chorrada de moda. En fin (aunque aquí por ser de descarga estaba justificado). Al ser de terror estos esfuerzos cortos están bien, por si alguien lo juega con tensión.

Argumentalmente hay que decir que está basado en el primer juego de esta saga (saga Forbbiden Siren) que salió en Playstation 2, una especie de remake con nuevos puntos de vista, pues algo a destacar de este juego es que es un juego coral (un joven, un americano con su hija y su ex mujer, un loco con escopeta…). Trata sobre una maldición en Harada, lugar en el que por desgracia se encuentran todos los personajes, teniendo cada uno que hacer la guerra por su lado.

Perfecta ambientación a pesar de no tener gráficos de fantasía (interiores maravillosos de las casas, de las tiendas, del bosque), perfecta unión sustos-acción, esporádico humor, tenebroso uso de, en ocasiones, la primera persona, acertado uso también del “estilo cámara” (en todo el juego se ve la imagen como con nieve, como cámara doméstica) o de la linterna, gran idea la de esconderse de los perseguidores (aunque esto no es algo novedoso de este juego), excelente modelado de cuerpos y sobre todo rostros de los personajes principales… Lo malo: cámara fija que hace que la palanca derecha del pad sea inútil y que molesta bastante la exploración, ralentizaciones injustificadas en momentos de barullo, confusión argumental y una oscuridad que más que oscuridad es bruma del espacio infinito: no se ve un pijo. Sus aciertos son muchos, pero estos errores son un verdadero y real coñazo, sobre todo la mierdi cámara fija, que a estas alturas es un escollo o, al menos, la de este juego (si se hace bien no tiene por qué ser a priori algo negativo la cámara fija). La vieja escuela en su lado más negativo: cámara robótica y entorpecedora frente a la vieja escuela en su mejor lado: survival puro, ambientación por encima de gráficos, sustos por encima de la acción.

Sonoramente no destaca en demasía, aunque es un puntazo que se hayan mantenido las voces inglesas para los personajes de habla inglesa y japonés para los personajes japoneses (aunque eso sí, hablan entre ellos. No me preguntéis cómo). La música acompaña sin más, y los ruiditos de los shibito (los enemigos) y las armas es limitado.

En definitiva, si lo podéis conseguir a buen precio (nuestro caso) y aunque tiene ya su tiempo es de los mejores survival, de esta generación sin duda el más puro hasta ahora, concebido para contentar a los que gustan de esos juegos de susto muy a lo japonés que se había perdido en esta generación (me atrevería a decir que desde casi la mitad de la anterior). Eso sí, sus errores están ahí, pero no por ello se puede decir que sea malo ni mucho menos. Jugadlo: veréis en él, sin duda, elementos perdidos del terror videojueguil.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: