Otra trilogía Next-Gen que termina (o eso se supone)

Pues sí, señores, aquí nos hemos comprado la tercera entrega de Mass Effect, el fin de la trilogía (ya se sabe las modas de las trilogías). Y como no podía ser de otra manera hay algo que no cambia: calidad, gráficos, buena historia y diversión.

Sí, decimos que hay algo que no cambia, porque otras cosas sí. Y esas cosas (diferencia del 1 con el 2 o del 2 con el 3, éste menos pronunciado), hizo levantar polvaredas en la comunidad más rolera. Es cierto que entre el Mass Effect y Mass Effect 2 hubo diferencias (para colmo EA ya estaba de por medio: sospechas a tutiplén). Pero al igual que pensamos que entre Dragon Age y Dragon Age II no hay tanta diferencia como se ha querido vender, lo mismo pensamos con respecto a cómo empezó la saga y cómo ha terminado. Además, a diferencia de Dragon Age II que, en nuestra opinión y a pesar de ser un gran juego, no cumplió con el nivel del Dragon Age original (sobre todo en PC), a esta saga sí que le ha venido bien las sutiles diferencias entre Mass Effect y Mass Effect 2 (nombramos el 1 y el 2 porque fue el punto de inflexión).

¿Y eso por qué? Pues porque el sistema de exploración y misiones secundarias de Mass Effect 1 era ciertamente mejorable; no sólo era un aburrido, monótono y repetitivo número de misiones sino que además no aportaba casi nada. Parecían rellenos, hay que decirlo. ¿Se podía haber quedado así? Sí, por qué no, pero los cambios (pedidos por el público, pedidos por EA), no cambiaron su esencia sino que, en nuestra opinión, lo hicieron aún más destacado en apartados tales como personajes, relaciones, gráficos… Por tanto, si Mass Effect 2 y 3 son un ejemplo de colaboración entre Bioware y EA, donde han llegado a esta conclusión tras sus tiras y afloja, me doy por satisfecho. Es verdad que otros juegos de esta generación como Skyrim son mapas gigantescos sin olvidarse de lo gráfico (si bien no llega a este nivel gráfico). Pero ésa ya es otra cuestión que no tiene nada que ver necesariamente con la fusión Bioware-EA (de hecho, Mass Effect 1 ya tenía este “defecto”).

Historia

La historia es la conclusión de una larga historia, valga la redundancia, comenzada en la primera parte, y que comparte escenarios clave y personajes clave también. La partida de Mass Effect 3 que continúe desde un save anterior verá como las decisiones que tomó estarán presente del tipo “salvaste o no al Consejo”, “te liaste con tal o cual compañera”, “vivió o murió tal compañero”, etc. No vamos a contar nada sino que el enemigo que se anuncia va a llegar (en la primera parte), pues eso, termina llegando. Por tanto es un juego en el que veremos caos, campamentos de refugiados, zonas en guerra, etc. Lo más polémico (cosa que todavía no hemos visto) ha sido el final. Nos extraña que haya sido criticado porque esta gente sabe hacer finales (recordad la épica del final de la primera parte con decisiones a lo bestia o de la segunda parte, con la escabechina –o no– que se forma). Creemos que habrá sido por decepcionante, como decepcionante fue el de Gears of War 3. Sin embargo, otros juegos como Skyrim o Dark Souls pecan en este sentido y nadie ha criticado nada, nos ha importado una reverenda higa a todos.

Jugabilidad

Vamos a hablar de la jugabilidad, que al fin y al cabo, es lo importante. El juego, como cualquier juego de rol, comienza creando el personaje desde cero, importándolo de otra parte o haciéndolo como una mujer. Esto último ha sido promocionado a bombo y platillo por EA para poder llegar a más gente, pero bueno, siempre se agradece la personalización en un juego de rol (y poder hacer la lesbiana con otros personajes jijijiiji).

Ya in-game el juego se comporta como un Gears of War cualquiera, con mezcla de Ghost Recon y Dragon Age. Suena raro pero es así: Gears of War por lo de golpear, correr, saltar obstáculos, apuntar, disparar, etc.; Ghost Recon por lo de esconderte tras las paredes, girar y dar órdenes de equipo; y Dragon Age por la rueda de personajes para elegir arma, magias, etc.

También se caracteriza por el símbolo de la saga (y de Bioware): las decisiones de tipo moral y/o argumental. Así, podremos hacer un romance con una u otra compañera, o matar o dejar vivir a alguien, o mostrarnos con la tripulación como un auténtico mierda o un líder bondadoso, etc. Esto no es baladí, pues en Bioware esto tiene consecuencias, como un mayor desarrollo de los personajes afines contigo y un menor desarrollo con los que te consideren enemigos o impuro. En esta parte no ha llegado a la segunda en este sentido (una auténtica obra maestra en este aspecto de relaciones) pero se le acerca bastante. Como siempre, Bioware marca la pauta en esto.

A diferencia de otras partes (con excepción de quizá el primer Mass Effect), la ciudadela nunca había tenido tanto protagonismo: grande, viva, llena de personajes. Y con muchas misiones secundarias que hacer tanto aquí como en toda la galaxia. Y por supuesto la minería, la búsqueda de objetos raros, la posibilidad de ligar con los compañeros, las intrigas… Mucho que hacer para no aburrirse. La Normandía (nuestra nave) es sencillamente sublime: nuestro camarote, el de nuestros compañeros, la dirección, la zona de entrenamiento, la zona médica…

Otra de las cosas de las que hay que hablar, como en todo buen juego de rol, es la subida de niveles. Se puede hacer automáticamente o de forma manual. Así, podremos gastar los puntos de nivel en elegir la mejora de nuestros diferentes poderes mágicos, o tener más vida o fuerza. Sin embargo, los poderes no pueden aprenderse en general, tipo Skyrim o Dark Souls, sino que el soldado solo puede subir sus niveles, el biótico los suyos, el androide los suyos, etcétera, etcétera. ¿Es bueno, malo? Cada cuál que piense lo que quiera. Lo bueno es que se ha quitado la limitación de la segunda parte, donde un biótico solo podía llevar pistolas o un tanque de todo. Ahora podremos ver a Liara, por ejemplo, dando escopetazos, aunque el peso que puede llevar limitará el uso de las armas más pesadas.

Acabado

El apartado gráfico y sonoro es de lo mejor que te puedes echar en cara. Es, sin duda alguna, y a día de hoy, de lo mejor, si no lo mejor, que existe. Los acabados de los rostros y sus expresiones, la calidad de las armaduras, de los enemigos especiales, de las ciudades o de los entornos, con multitud de texturas, brillos, luces y efectos, es una gozada. Y el sonido tres cuarto de lo mismo: la calidad de la banda sonora, con sus ritmos electrónicos (por lo que se ve en la mayoría de ciencia ficción, el violín o el piano están extinguidos), o de los efectos especiales de armas y enemigos, así como el doblaje y las interpretaciones de los protagonistas (en v.o. con subtítulos) son simplemente espectaculares. Sólo como punto negativo el citar que los personajes de relleno o secundario no tienen el mismo nivel de detalle, así como los lugares que visitamos en las misiones secundarias. Pero todo no se puede tener.

Modos y conclusión

Tres modos incluye este Mass Effect 3: Modo Tradicional (con dificultad Normal o Difícil) en el que tenemos fases de respiro con otras de disparos, conversaciones con exploración, etc.; Modo Acción, donde las decisiones, conversaciones o exploración son saltadas por escenas de transición y sólo nos centramos en disparos y hostias mil; y el Modo Historia, donde la acción pasa a segundo plano y el juego se convierte, por así decirlo, en una moderna y entretenida aventura gráfica, llena de giros y decisiones. ¿Te gusta el Rol de toda la vida, donde los modos Historia y Acción estén fusionados? Pues entonces elige el primero, el Modo Tradicional (el elegido aquí, por supuesto, y el que Bioware recomienda). A destacar también el nuevo modo online, una especie de modo cooperativo hasta cuatro jugadores, llamado Mass Effect 3: Galaxy at War, donde elegiremos seis clases y seis razas y nos daremos de hostias contra los Reapers. Sin incidencia en el modo historia, lo cual hubiera estado bien, pero a estas alturas tampoco lo iban a poner todo patas arriba. Nosotros no lo hemos probado, aunque ciertamente no me llama el online en los juegos de rol (otra cosa es la implementación genial de Demon´s Souls o Dark Souls).

En definitiva, otro juegazo de uno de nuestros estudios favoritos (Bioware), presentado en España en Edición Normal, Especial y Coleccionista, con sus versiones tanto para Xbox 360 (el que hemos valorado y que tiene el pequeño coñazo/inconveniente del cambio de DVD), Playstation 3 y PC (todo un éxito). ¿Recomendado? Por supuestísimo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: