Battlefield 3: tiros para dar y tomar

Tras habernos pasado el Tales of Vesperia (40 horas), tenemos por fin tiempo para probar otras cosas más ligeras y alejadas del mundo rol. Por ello, qué mejor que un shooter, para matar sin más preocupaciones, y, ya que estamos, que sea con uno de los mejores que existen actualmente.

Lo primero que nos llama la atención es que venga en dos discos DVD (hablamos de la versión Xbox 360), algo anormal en un shooter en primera persona. Uno tiene el Modo Campaña y otro el Modo Multijugador. La gracia viene con la instalación: primero, si quieres instalarlo tienes que morirte esperando (son dos discos de 6-7 gigas cada uno). Después, iniciamos el juego y hay que bajarse un parche de 167 megas. Después de la bienvenida el juego te dice que hay que instalar 1,5 gigas para poder ver el juego con texturas HD (¿?) y, para colmo, hay un extra pendiente con soluciones de errores offline y online de… ¡2 gigas! ¡Toma ya, colega! ¡Olé! Y nosotros que creíamos que DC Universe Online tenía parches… Es un poco coñazo equivocarte de disco y tener que perder el tiempo cambiándolo, pero bueno, nos joderemos, que para eso esto no trae Blu-Ray. Lo que sí jode es lo que cubre de espacio.

Pero no todo son “malas” noticias. El juego lo conseguimos en segunda y el dependiente nos advirtió que “el pase online de EA cuesta 15€ (sic), así que si quieres jugar online debes activarlo”. Pues no, el pase estaba desactivado y hemos podido conectarnos (con el correspondiente cutre regalo de un fusil). Soy feliz (en realidad vale 800 mspoints).

Después de estos surrealistas prolegómenos, empezamos.

Tras una introducción extraña pero efectista, comenzamos con la famosa fase que siempre se puso en las promociones y a modo de demo, esa de la guerra callejera en un país árabe (tras los nazis y los comunistas, llegan las nuevas estrellas de la multimedia hollywoodiense: moros). Y es espectacular. No es que estemos ante el PC (ya explicamos en Crysis estas polémicas absurdas), pero luce increíble: la iluminación, el nivel de texturas, los modelados, las partículas y los tiros reflejados en el escenario, la ruptura de los mismos (es verdad que un poco forzado y sin llegar a Bad Company), los scripts en el sitio y momento justo… Verdaderamente, su apartado técnico es fenomenal, incluyendo su traducción y doblaje al español y una variedad de disparos, gritos y sonidos fx para aburrir. De EA o Ubisoft se pueden decir muchas cosas, pero que tienen en cuenta siempre en la producción los detalles de categoría, es innegable.

La puesta en escena, la de un tipo que va contando lo que ha sucedido en un interrogatorio, con un malvado en plan “malo de cómic”, etc., huele a Call of Duty o, al menos, en el planteamiento narrativo. No, no, esperad, no os vayáis: no vamos a empezar con las comparativas Call of Duty vs Battlefield. Esa mamarrachada ya ha sido cubierto por DICE con bastante holgura en las promociones. Lo que sí decimos que qué duda cabe que el planteamiento de shooter futurista está ya muy visto.

La campaña es corta, para qué nos vamos a engañar, y tópica: Irán caca, bomba nuclear árabe, americanos terminators que luchan en nombre del mundo (con las Naciones Unidas sin decir una mierda), bla, bla, bla. No obstante, se disfruta mucho y se goza tanto gráfica como jugablemente, quitando pequeños fallos. Es un control más cercano a un Far Cry o un Crysis que a un Halo, esto es, un poco más duro y menos pensado para el frenesí.

El apartado cooperativo está limitado a un modo exclusivamente online, con lo que eso de jugar con un amigo a pantalla partida (o jugando el modo historia) brilla por su ausencia. Este juego, sin embargo, pretende aportar bastantes horas en su modo multijugador online. Son unos escenarios amplios, sólidos, con bajada de calidad respecto al juego pero que, al ser online y lleno de momentos veloces, no te fijas en eso. La cantidad de enemigos, una veintena, hace sentirse en mitad de un tiroteo de guerra, y más cuando los disparos y los ruidos del fondo son otros jugadores matándose y no de relleno como en otros juegos. Eso sí, la amplitud del escenario y el hecho de que, a pesar de distintos modos, esto consista en conquistar territorios del grupo rival y no matar sin ton ni son, nos da la sensación de estar un poco desangelados, solos, sin saber muy bien qué hacer o tirando hacia la monotonía.

En definitiva, un shooter sólido, que demuestra (con otros juegos ya del estertor final de esta generación como Crysis, Uncharted 3 o Gears of War 3) que el nivel gráfico es ya altísimo y difícilmente dará más de sí este hardware (por otro lado de rendimiento sorprendente), barato de conseguir, con variedad de situaciones y doblado y traducido al castellano. Lo malo es su corta campaña, su dificultad justa, su pase online o el que los multijugadores no te gusten (o éste, por su especial idiosincrasia no te guste, que puede ser).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: