Películas para estas fiestas

Ahora que estamos en estas fechas “tan entrañables” (leer esto con voz nasal borbónica), se nos ha ocurrido recomendaros unas pelis de navidad. Pero ojo, de las buenas, no mierdas tipo ¡Vaya Santa Claus!, ñoñerías o telefilms de sobremesa made in Antena 3.

Vamos a ello y, recordad, vemos las películas en versión original y puede que algo que digamos no coincida plenamente con la versión doblada. Allá vamos:

¡Qué bello es vivir! (Frank Capra, 1946, Blanco y Negro)

Pues sí, señoras y señores, no podía fallar este clásico que siempre acaba echándose en navidad. Pero es que da igual que la religión te la refanfinfle como a nosotros o no (respect, buddy), pero esta película no puedes dejar de verla. Existe una versión a color pero que no recomiendo puesto que nos perderíamos toda la fotografía en blanco y negro y su aspecto clásico.

Cuenta la historia de George Bailey, un hombre bueno que acaba llevando por vicisitudes de la vida un banco y que, arrastrado por las deudas, decide suicidarse. Allí en el puente donde iba a tirarse, aparece un ángel que le muestra lo importante que es su vida y lo que puede hacer todavía antes de dejar este mundo. El reparto, con el gran mito James Stewart (El hombre que mató a Liberty Valance, Caballero sin espada), Donna Reed, Thomas Mitchell y otros más típicos de su director, Frank Capra, italoamericano, recordado por obras maestras como esta película o Arsénico por compasión o la gran Horizontes perdidos. Su visión algo ingenua de la humanidad se perdona por el  nivel de sus películas, todas interesantes y de alto valor artístico.

Una curiosidad: durante mucho tiempo esta película estuvo libre de derechos de autor hasta que éstos fueron recuperados en la década de los noventa.

La jungla de cristal (John McTiernan, 1988, Color)

Aunque la película fue un estreno veraniego, allá por Julio del 88, su historia se basa en que el policía McClane es invitado por su esposa a una nueva sede de su empresa en la cena navideña. Allí, mientras se cambiaba de ropa, un grupo terrorista comandado por Hans Gruber (el gran e inimitable británico Alan Rickman, de poderosa y profunda voz, conocido también por sus papeles en Robin Hood y la saga Harry Potter) irrumpe para hacerse con el dinero y comienza la lucha entre un hombre solo, McClane, y los despiadados criminales. Mención especial merece la aparición de Reginald VelJohnson, el inolvidable Carl Wislow de Cosas de Casa, actor de sólo 59 años pero que su presencia en el mundo del entretenimiento es tan antigua que pareciese que tiene noventa.

Acción a raudales y entretenimiento puro y duro de la mano del no menos crack John McTiernan, director también de Depredador, Jungla de cristal 3 la venganza, El último gran héroe, Los últimos días del Edén, La caza del Octubre Rojo, El secreto de Thomas Crown, El guerrero nº 13… Y así podría estar hasta mañana citando la entretenida y divertida filmografía de este nacido en Albany, New York.

Película de cuando el cine era cine, con sus carteles pegados a la puerta, cuando estaban fuera los cines de los centros comerciales, con su puesto de chucherías, su revisor de tickets y demás frikadas que los que peináis canas como nosotros recordaréis.

Una curiosidad (2): basada en la novela Nothing Lasts Forever de Roderick Thorp.

La jungla 2: Alerta Roja (Renny Harlin, 1990, Color)

Sí, efectivamente, de nuevo se sitúa en la Nochebuena (de nuevo fue el estreno en Julio). Esta vez, justo en el aeropuerto, donde McClane espera a su esposa que viene en avión (lógico, leñe, ¿dónde coño iba a llegar a un aeropuerto?), un grupo de terroristas se hacen con el control del aeropuerto y amenazan con estrellar los aviones que vienen a aterrizar al menos que dejen libre al detenido líder dictador de un país desconocido de Latinoamérica. McClane, una vez más, tendrá que convencerlos a hostias de que abandonen la idea de joderle.

Agradable secuela que en nada tiene que envidiar a la Jungla de cristal 3 (todo lo contrario), que ha ganado con el tiempo, con un ritmo in crescendo y unas situaciones de lo más variopintas y divertidas. El problema, eso sí, es su escasa originalidad en el argumento, la repetición de fórmulas (de nuevo aparece Al Powell, o lo que es lo mismo, Reginald VelJohnson), y que el malo, aunque más que correcto, no es Alan Rickman. Por lo demás, recomendada y, de nuevo, repito mi mantra preferido: película noventera sin complejos y entretenida que te hará disfrutar durante su emisión.

Y por supuesto, vuelve la música de los créditos finales, el clásico villancico Let it snow que popularizó el gran Dean Martin.

Una curiosidad (3): Esta vez es una mezcla de la novela de Roderick Thorp y de la novela 58 minutes de Walter Wager.

Los fantasmas atacan al jefe (Richard Donner, 1988, Color)

Comedia dirigida nada más y nada menos que por Richard Donner (Superman, Superman 2, Los Goonies, Lady Halcón, La profecía y las cuatro partes de Arma Letal), y protagonizada por Bill Murray (Saga Los cazafantasmas, Atrapado en el tiempo, Lost in translation), Karen Allen (En busca del Arca perdida, Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal, Starman), Robert Mitchum (mito del cine y que no voy a poner su filmografía: vedlas todas), y otros grandes secundarios. ¿Qué podía salir de todo esto? Pues diversión (atención a la mala leche de Murray y los surrealistas créditos) y entretenimiento, cuyo argumento es el Cuento de Navidad de Charles Dickens actualizado.

Una curiosidad (4): Recaudó el doble de su presupuesto sólo en EEUU, y en alquiler cubrió todo el presupuesto, más de 30 millones de dólares.

Tokyo Godfathers (Satoshi Kon, 2003, Animación Color)

Esta película anime, de Satoshi Kon (Perfect Blue, Millenium Actress, Paprika), cuenta la historia de tres vagabundos que se encuentran a un bebé entre la basura. Los tres, cada uno con su particular comportamiento, cuidarán de la niña abandonada en navidad y serán sus particulares padrinos. A lo largo de esta obra maestra del anime iremos descubriendo sus historias, su visión de la vida y cómo se las arreglan para ayudar a la pequeña.

Alabada por la crítica y el público, descubriremos que el cine de animación no es sólo EEUU y alrededores sino que Japón hace ya tiempo que, Pixar mediante, es la referencia artística en este campo.

Una curiosidad (5): En España se estrenó antes esta película y después Millenium Actress cuando es al revés.

 

Próximamente (y si tengo más ganas xD), os recomendaré más películas de fiestas. Un cinematográfico saludo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: