Dark Souls paso a paso (VII): cuarta niebla dorada

Pues aquí estamos con la última puta niebla dorada y con el último puto Señor de Almas previo al jefazo final. Una fase larga, pero que con preparación y ciertos “truquillos” puede hacerse más llevadera. Sed bienvenidos al infierno.

“Cozitas” antes de ir a la aventura

Vamos a explicar cómo nos preparamos nosotros antes de dirigirnos a las Ruinas del Demonio y a Izalith Perdida.

Volvimos a donde los fantasmikos, nada más que ahora, gracias a que el suelo se ha drenado de agua podremos coger un objeto: una mejora para los frascos estus. Bien, cruzamos los dos puentes y justo cuando había que subir las escaleras (consulta la guía parte VI si no sabes de qué hablamos) gira, no subas, y tira por debajo de una gran galería de arcos medio rotos. Al fondo verás un objeto brillante. Ya tienes otra mejora para los frascos estus. Sólo tienes que llevarla a la guardiana del enlace de fuego y a otra cosa mariposa. NOTA: ni qué decir que después de coger la mejora los fantasmas nos partieron la boca. Cosas de los sacrificios heroicos y tal.

Otra cosa que hicimos nosotros fue subir a nivel +3 nuestra lanza eléctrica. Como necesitábamos titanite chunks hicimos lo siguiente. Fuimos al camino de antes de enfrentarnos al Minotauro, pero en vez de subir las escaleras que llevaban a la torre y desde la que te lanzaban una piedra y a la niebla que daba paso al citado Minotauro, nos metimos por el pasillo de la derecha. Ahí hay un caballero negro que suelta titanite chunk y que custodia un anillo que en caso de perder salud aumenta tu defensa. NOTA: por si no lo hemos dicho antes, los caballeros negros son los únicos que sueltan titanite chunks. Después tiramos para la habitación en cuyo tejado se posaba el dragón rojo del puente. Allí, en lo alto de la torre hay otro caballero negro y, por ende, otra titanite chunk.

Como última cosa decir que si hacemos el pacto del caos nos saltaremos dos enfrentamientos contra dos jefes y un buen trozo de Izalith Perdida. ¿Cómo se hace el pacto? Es bien sencillo: vamos a donde vencimos a Queelag (donde tocamos la segunda campana. Ver guía II) y llegaremos al tipo ese con los huevos encima y la hermana araña-blanca de Queelag que nombramos en su momento. Pues bien, debemos pactar con ella. Si hacemos con ella el pacto del Caos (aparte de darnos un logro/trofeo y dos piromancias muy poderosas) nos abrirá un atajo hacia Izalith Perdida, saltándonos un trozo considerable de camino.

Pero como todo en este juego, hay una pega: necesitamos no una ni dos humanidades para ofrecerle en sacrificio, sino 30. Si las tienes, lo que tienes que hacer es tomarte las 30, hablar con ella y, una vez aceptado entrar en el pacto, ofrecérselas de una en una. Llegado un momento te dará la piromancia lluvia de fuego y el nivel +2 del pacto. Ya tienes el atajo.

Si no tienes humanidad suficiente (como nosotros, que sólo teníamos 11) puedes comprarla a algunos mercaderes que la venden como el que está detrás de la verja antes de entrar en las profundidades o si le perdonaste la vida a “la hiena”, el capullo que nos dio la patada en el culo en la tumba de los gigantes. Pero si aún así sigues sin tener suficientes (nosotros sumamos en total 16) tendrás que farmear humanidades. ¿Dónde cojones se hace eso? Por internet nos recomendaron la tumba de los gigantes, en concreto los bebés esqueletos de antes de la niebla del jefe o las ratas de las profundidades. Pero como son dos sitios que no nos apetecía volver a visitar estuvimos pensando… ¿dónde más habrá putas ratas? Pues bien, nos teletransportamos a la habitación en cuyo tejado está el dragón rojo. Subimos las escaleras, entramos en la habitación de la derecha y bajamos por la escalerilla de mano. Ahí hay tres ratas. Las matas, subes, salvas, vuelves a bajar, etc., etc. A veces no te darán nada y otras sí darán humanidad. Te cuento: nosotros en 1 hora y cuarto conseguimos 18 humanidades como 18 soles. Y eso que no teníamos ningún objeto especial para que te suelten más cosas (el anillo de la serpiente, supuestamente, aumenta tus posibilidades de recoger objetos).

Como sea, una vez entregadas las 30 almas, vamos que nos vamos a la ruina del demonio. Sal de la habitación del pacto y sal por la abertura en el muro.

Las ruinas del demonio. Prepárate para recibir.

Como nosotros ya explicamos en las otras partes de la guía cómo vaciar de lava el fondo, ya podrás continuar. Al bajar verás a la izquierda al menos 4 demonios Capra y a la derecha una especie de galería pegada a la montaña. Ve por ahí y te encontrarás con un demonio Capra. Véncelo y sigue por el camino. Verás ahora la zona de arriba llena de demonios Capra y en el piso de abajo una hoguera. Tírate y lo más seguro es que se tire contigo un demonio Capra (a nosotros, concretamente, nos acompañó en nuestra caída un par de demonios). Véncelo/véncelos y mata también a una especie de gusano gordo en la pared. Entonces, ahora sí, podrás grabar de una puñetera vez.

Corriendo hacia Izalith Perdida como alma que lleva al diablo (nunca mejor dicho)

Voy a pasar a describirte lo que tienes que hacer para llegar a esquivar todos los putos monstruos, utilizar el atajo y llegar al jefazo. Debes hacerlo esquivando a todos y corriendo. Sólo así podrás llegar en apenas un par de minutos.

Empezamos: sal de la hoguera, gira a la derecha (esquiva a una cabra), tira escaleras abajo (esquiva una especie de estatuas escupe fuegos), sube la cuesta (esquiva un monstruo Minotauro gordísimo), y ahora cuando tengas enfrente la niebla no entres, gira a la derecha por todo el caminito estrecho de la pared lleno de ramas. Sigue por el único lugar posible y llegarás a una puerta cerrada. Esto es el atajo. Si no hubiéramos hecho el pacto tendríamos que ir a la niebla anterior y cruzar una fase llena de T-Rex gigantescos, cruzar encima del fuego y un puto laberinto. Deja, deja…

Bien, tocamos la puerta y se abre. Seguimos por el único camino posible (esta puerta ya estará siempre abierta), subimos un punto (nos lo marcará como Izalith y veremos desde aquí incluso los monstruos gigantescos), esquivamos a un monstruo con tridente (es fácil de esquivar puesto que está de espaldas, aunque a veces nos daba una hostia con el tridente o un rayo). Entra a la siguiente habitación, sube la pedazo rama a tu izquierda, gira a la derecha y sube las escaleras, esquiva a un piromante (es fácil, tarda en cargar el guante) y baja a tocar la niebla. Enhorabuena, estás frente a una rampa que te lleva al jefe. Baja por ahí: ¡yupiiiiii!

Lecho del Caos: último Señor de Almas

Bien. Nada más llegar ve todo al lado derecho, rápido, y girando destruye las ramas que impiden llegar a esa especie de bola amarilla. Una vez dentro golpea con tu arma y destrúyela. Saldrá un video.

Ahora debemos ir hacia la otra. Mi consejo es que te peques todo lo que puedas al muro de la izquierda, pero bien pegado. Cuando llegues a la izquierda (donde está otra bola amarilla), fíjate bien en el suelo para no caerte y repite lo anterior. Saldrá otro video: le hemos tocado los huevos bien a Lecho del Caos.

NOTA: Si te cargas alguna de esas bolas y mueres, no pasa nada. El combate continuará desde donde lo dejaste. Da gracias a todos los dioses del cielo.

Ahora, después de romperle las bolas (lo siento, tenía que hacer el chiste) está enfurecido y querrá jodernos, pero nuestro objetivo es ir a su centro. Allí, en el roto, verás como un tronco al que hay que lanzarse para llegar a su corazón. Sin embargo se pondrá a hacer un ataque-barrido con sus ramas. Lo que hicimos nosotros fue desde el comienzo (claro, es que lo repetimos varias veces y al bajar de la rampa está justo enfrente) es correr hacia él y cuando venía el ramazo, le dábamos al salto lo más cerca del precipicio posible y nos lanzábamos de cabeza a la rama. Subimos por ahí, le damos estopa y llegamos a su corazón (una especie de feto). Nos pasó una cosa curiosa y es que le daba hostias y no el pasaba nada hasta que se incendió todo y ya nos lo cargamos de un toque. Nos lo cargamos al 5 intento, por eso te recomiendo que te aprendas el recorrido, porque si caes tienes que venir desde el quinto pino. Y otra cosa, que a veces el suelo no está roto y hay que esperarse a que lo rompa con lo que te puedes comer una hostia (esto ocurre con las bolas, cuando estén destruidas las bolas, si rompe el suelo se queda roto).

Felicidades: otro logro/trofeo para ti.

Próximamente, todo el recorrido para vencer al jefe final. Por cierto, cualquiera es libre de copiar esta guía, pero por favor, di de dónde la has sacado si lo haces. Sólo eso pedimos. Nos vemos.

Anuncios

8 Responses to “Dark Souls paso a paso (VII): cuarta niebla dorada”


  1. 1 Monky diciembre 29, 2011 en 1:23 am

    Otra pregunta… yo cuando hable con la hiena se enojo y me empeso a pegar y para defenderme lo mate. El mercader esa me da 1 sola humanidad y las ratas estube 30 min y no me tiraron ni 1 humanidad (Tengo una version vieja del juego cosa que lo tengo trucho para xbox360 y si entro en inter me banean la xbox segun dicen).

    • 2 frikadasmil diciembre 29, 2011 en 9:44 am

      Pues yo dejé viva a la hiena y después vendía una docena de humanidades (cuando te la encuentras después en el enlace de fuego, a la izquierda de la gran serpiente esa con los dientes). Y en cuanto a las ratas, la verdad es que a mí me daban bastante después de estar farmeando 1 hora. Si no te viene bien (mi versión es Playstation 3) otro lugar para farmear humanidades puede ser en la zona justo antes de enfrentarte a Nito, allí donde hay varios magos y bebes esqueletos. Esos bebes esqueletos sueltan bastante humanidad, pero claro tiene la dificultad de ser un camino pesadito de llegar. Yo no lo tenía, pero si tienes el anillo Serpiente dorado aumentarás las probabilidades de que los enemigos te suelten humanidad. Lo suyo es que pudieras actualizar el juego, pues desde la actualización no sólo es más fácil invocar sino que los enemigos sueltan más humanidad.

  2. 3 Monky diciembre 29, 2011 en 4:28 pm

    Gracias por ayudarme ahora voi a probarlo mi problema fue que al principio del juego le done las 30 almas pero luego sin querer me pase al pacto de la princesa y me quise matar…. xDDD

  3. 4 Monky diciembre 29, 2011 en 4:32 pm

    Otra pregunta y no te molesto mas xD ¿Sabes donde se consigue carne ferrea (iron flesh)?

    • 5 frikadasmil diciembre 29, 2011 en 4:54 pm

      Carne férrea te la vende Laurentius, que es un piromante que tienes que rescatar en las profundidades, tras unos toneles. En la segunda parte de esta guía de Dark Souls que hemos hecho, en el apartado “Las profundidades: pesadilla al canto” explicamos exactamente dónde está, por si no lo sabes. Como decimos ahí, no rompas los toneles a espadazos sino girando sobre ellos, que si no lo matas sin querer. Un saludo.

  4. 6 Monky enero 4, 2012 en 5:32 pm

    Gracias x la info 🙂


  1. 1 Dark Souls paso a paso (VIII): el fin + recapitulando « Frikadasmil Blog Trackback en noviembre 21, 2011 en 4:29 pm
  2. 2 ¡Cumplimos dos años! « Frikadasmil Blog Trackback en agosto 18, 2012 en 3:20 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: