Películas basadas en cómics (II)

Continuamos con el recorrido friki de películas basadas en cómics.  Venga, a seguir alabando – puteando, pero con “sinceridad”, que es lo que cuenta:

Blade

La primera parte, que hizo reventar de fama a Wesley Snipes, a pesar de que ya era conocido por pelis de acción (recordemos la legendaria frikada de Demolition Man con Stallone), nos presenta una buena dosis de acción videoclipera. Es verdad que parecerse al cómic se parecerá en el ojete, pero ¡qué coño!, se hizo plagiar mil veces. Eso sí, si no te estallaban los oídos en el cine con los cañonazos de música electrónica.  La segunda parte, dirigida por Guillermo del Toro, mantiene también un buen tipo y fue un taquillazo. Es verdad que hay que tragarse las mierdas diseñadas por el equipo del mexicano, pero también era aceptable. La tercera, por el contrario, era un mojón oloroso que no sé si se deja ver o no  porque nada más salí del cine se me olvidó. En conclusión: venga, está bien, la recomiendo en términos globales. Para una noche de sábado con palomitas, fetén.

Spawn

Spawn es un cómic de notable éxito, con famosísimo diseño de personajes. Eso valió para hacer una adaptación cutre-salchichera en la que la venganza del protagonista, que vuelve del infierno como en El Cuervo, es lo más destacado. Efectos desfasados para la época, con un guión escrito por un niño de cinco añitos e interpretaciones dignas de Los Serrano. Irregular M.

Batman

Partimos de la base de que la mejor adaptación es la de la serie de los 70. Vale, es broma, pero tenía que decirlo.

La saga Batman, compuesta de seis películas seis, se divide por pares; explicación: dos de Tim Burton, dos de Joel Schumacher y dos del “hamijo” Christopher Nolan. Las dos primeras son famosísimas y míticas. Es de ese tiempo donde ir al cine era ir al cine (no como ahora en centros comerciales sino yendo fuera, en locales exclusivos), con sus carteles y fotogramas pegados a la calle, su tienda dentro de chocolatinas y su acomodador. Con dos cojones. Muy personalizadas al gusto de Burton, pero con grandes actores, un gran Batman (y un genial traje y un genial batmóvil), una gran catwoman (espacio aquí para vomitar recordando a Halle Berry en comparación con la gran Pfeiffer), un gran Joker, un gran Danny DeVito, gran banda sonora, etc., etc. Después tenemos el otro par, las de Joel. Y… ¡vaya par! Chuache, Jim Carrey y Uma Thurman como malotes. Asquito. Y George Clooney, gran actor, está perdido, ya que sus papeles distan mucho de un héroe de acción (es lo que hacía por aquellos tiempos of course). Todo rodado correctamente, pero con los diseños de Burton más miles de colorines (yupiiiii) y “muncha”, “muncha” gilipollez.

Después tenemos las dos películas de Christopher Nolan. La primera es la presentación del personaje, con un acabado alejado del cómic (más real), con un enemigo de chichinabo llamado espantapájaros (¿pero qué coño es esto?) y un Liam Neeson encasillado en el profesor sabelotodo. Por lo demás, una mezcla del Batman Año 1 de Frank Miller y Mazzuchelli y sopor, mucho sopor, por momentos. No digo que sea mala, simplemente que no es la segunda. Porque la segunda, con los mismos temas, es ya sí un peliculón. Las geniales interpretaciones de Joker y Dos caras –con un buen Batman-, merecen de por sí la pena (mejor en versión original que en versión doblada o también conocida como versión orinal). A eso le sumamos el siempre genial Gary Oldman, Morgan Freeman o Michael Caine. Buena de verdad. Esperando la tercera con esperanza in the future.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: